La música nos ayuda a sentirnos bien y tiene la capacidad de hacernos sentir como si fuéramos uno con nuestro entorno, especialmente si tienes el tipo de música adecuado en tus oídos. La razón detrás de este fenómeno es el poder de la música. La música nos hace sentir bien activando ciertas partes de nuestro cerebro que nos hacen felices. La música también estimula ciertos centros cerebrales que registran placer y recompensa, haciendo que la música sea el mejor tratamiento para la ansiedad y la depresión.

Los sorprendentes beneficios de escuchar música

La música ayuda a cambiar nuestro comportamiento, nos hace aprender más rápido, nos ayuda a enfocarnos mejor y más eficientemente, e incluso puede traer una sensación de paz. Se ha demostrado que la música alivia el estrés y la tensión al mejorar la memoria y la concentración e incluso al aumentar el sistema inmunológico. La música tiene la capacidad de relajar nuestras mentes y nos hace sentir mejor, por lo que siempre que tengas problemas, la música puede ser tu mejor amiga. Sin embargo, en realidad no hay una sola área musical en el cerebro humano, sino varias redes cerebrales que procesan la música cuando suena. El cerebro conectará estas neuronas transmitiendo información a través de la corteza y al resto de nuestro cerebro donde la acción de la mente consciente tiene lugar y la música llega a su fin.

Imagen de un cerebro separado en secciones

El cerebro tiene un número limitado de neuronas, cada una de ellas capaz de procesar ciertas áreas del campo sensorial, para hacernos conscientes de diferentes cosas. En particular, cuando escuchamos música, el cerebro toma las señales de la música y las integra con su memoria y atención. Cuanta más información recibe una persona, más fácil le resulta realizar las tareas que requieren atención y concentración.

Algunas personas experimentan tensión y estrés en el curso de su vida diaria porque pueden estar experimentando mucho estrés en su vida personal. Estas personas pueden estar haciendo algo nuevo, mudándose, teniendo una fecha límite próxima, o incluso pasando por un momento difícil financieramente. La música puede derribar esos sentimientos negativos y hacer que la gente vuelva a ser feliz, por lo que dejan de pensar en el lado negativo de su vida y empiezan a centrarse en lo positivo, creando una mejor atmósfera para ellos mismos. La música tiene la capacidad de reducir los niveles de estrés de varias maneras: haciéndonos felices, relajando nuestras mentes, bajando la presión sanguínea y calmando nuestros nervios, haciéndonos sentir cansados, aumentando el estado de alerta y reduciendo nuestra tensión corporal, e incluso reduciendo el insomnio.

La música también puede mejorar nuestros sentidos y permitirnos interactuar con otras personas de una manera más positiva. Al escuchar música, nos volvemos más sociables y tenemos mayores habilidades de comunicación. La música nos ayuda a escuchar y a entendernos mejor y a compartir nuestros pensamientos, ayudándonos así a resolver problemas de manera más efectiva.

Este tipo de terapia es una gran forma de aliviar el estrés porque nos devuelve a nosotros mismos, nos permite respirar y soltar parte de la ansiedad y la depresión que podamos sentir. También podremos pensar con más claridad y crear estrategias para superar los problemas a los que nos enfrentamos por nuestra cuenta. El cerebro no se centrará en los efectos negativos de la situación, sino que se centrará en los aspectos positivos, ayudándonos así a resolver los problemas de una manera más eficiente y a un ritmo mucho más rápido que cuando pensamos y luchamos sólo con nuestras emociones. En cierto modo, seremos capaces de pensar con mayor claridad y actuar en una solución más rápida y eficaz, ahorrándonos así dinero y tiempo.

Muchas personas sufren de ansiedad o ataques de pánico porque no entienden cómo funcionan estos ataques y cómo pueden afectar a ciertas áreas del cerebro. Tampoco conocen los beneficios de la musicoterapia porque la mayoría de la gente piensa que los beneficios son sólo psicológicos y no fisiológicos. Esta es una idea errónea porque la música puede ser una herramienta muy poderosa y puede cambiar enormemente la forma en que el cuerpo reacciona ante las situaciones e incluso puede hacer que parezcan más fáciles, dándole la confianza para enfrentarse a muchas situaciones estresantes. Y lo mejor es que puede hacerse en sólo unos minutos al día, todos los días, sin tener que preocuparse por su salud mental o física.