La música nos ayuda a sentirnos bien y tiene la capacidad de hacernos sentir como si fuéramos uno con nuestro entorno, especialmente si tienes el tipo de música adecuado en tus oídos. La razón detrás de este fenómeno es el poder de la música. La música nos hace sentir bien activando ciertas partes de nuestro cerebro que nos hacen felices. La música también estimula ciertos centros cerebrales que registran placer y recompensa, haciendo que la música sea el mejor tratamiento para la ansiedad y la depresión.